La toma de decisiones es una carga en la fuerza de voluntad y hacer reglas generales puede facilitar la toma de decisiones más rá...

Cómo Simplificar La Toma De Decisiones - Ejemplos Prácticos







Hombre tratando de decidir
La toma de decisiones es una carga en la fuerza de voluntad y hacer reglas generales puede facilitar la toma de decisiones más rápida, más fácil, y con menos carga de voluntad.

Aquí hay unos ejemplos prácticos que puedes usar en tu proceso de toma de decisiones personales:


Ten en cuenta que estos ejemplos en la toma de decisiones son sólo para ilustrar el concepto y hacerte pensar. La idea es que elabores tus propias reglas de oro que funcionen mejor para ti en tu vida.

- Regla de oro: Si es la tercera vez que has pensado en una pequeña decisión, es hora de tomar la decisión.

Ejemplo: Si tienes un correo entrante desconocido en tu bandeja principal de Gmail, pero no lo has leído y solo lo has visto un par de veces… a la tercera vez, recíclalo sin leerlo.

- Regla de oro: Ten dos razones para salir de casa. En otras palabras, cuando uno sale de casa debe salir con más de un propósito y no simplemente por una cosa.

Ejemplo: Si vas al supermercado, no vayas solo por una cosa, espera hasta que haya por lo menos dos cosas que necesites. O, Si estás recogiendo un paquete de correos, también puedes hacer algo más mientras estas fuera.

- Regla de oro: Para los productos que utilizas regularmente, siempre ten un reemplazo nuevo. Esto evita que se acabe.

Ejemplo: Si abres una nueva caja de papel de aluminio, papel higiénico, azúcar en polvo, o cualquier otra cosa, compra más para que siempre tengas un reemplazo nuevo.

- Regla de oro: Las comidas no deben tomar mucho tiempo prepararlas, por lo general unos 15 a 20 minutos sería suficiente.

Ejemplo: Si vas a hacer un plato complicado que tarda una hora (por ejemplo, lasaña), tiene que ser lo suficiente para comer en ese momento, más 3 porciones sobrantes para el resto del día.

Directrices para tus reglas de oro que facilitan la toma de decisiones


- No es necesario ser demasiado rígido con ellos. 

Están destinados para guiar tu pensamiento, en lugar de bloquearlo. Si una regla de oro parece que no se aplica muy bien a una decisión en particular, simplemente puedes ignorarlo en ese momento. Si te encuentras haciendo caso omiso de una regla de oro demasiadas veces, revisa la regla.

- Utiliza las reglas de oro para hacer la mejor toma de decisiones, pero no tiene que ser perfecta. 

En relación con el primer ejemplo que di sobre el correo entrante, una regla de oro más óptima podría ser la de reciclar siempre cualquier correo no deseado la primera vez que lo veas. Sin embargo, si hicieras esa regla muy probablemente no perseverarías. Por lo tanto, has lo que te funcione mejor a ti.

- No gastes demasiado tiempo y energía pensando en cómo deben ser tus reglas exactas. 

En lugar de eso, crea una regla, prueba y revisa cuando sea necesario. Prueba algo y entonces ajústalo, en lugar de tratar de llegar a la regla más perfecta desde el principio.

- Las reglas de oro no deberían dar la impresión de que cuesta mucha fuerza de voluntad ponerlas en práctica, eso derrota el propósito.
Si después de leer estos ejemplos de toma de decisiones personales aun tienes problemas para tomar decisiones grandes y pequeñas... este post Qué hacer cuando no sabes que hacer con tu vida te puede ayudar.

Este artículo se titula: Cómo Simplificar La Toma De Decisiones - Ejemplos Prácticos 

0 comentarios: