A veces perdemos a las personas que más amamos y no queremos resignarnos a perder su amor . La vida simplemente tiene su manera de se...

Cómo Resignarse A Perder Un Amor







Hombre parado contemplando el atardecer y resignado a perder un amor

A veces perdemos a las personas que más amamos y no queremos resignarnos a perder su amor. La vida simplemente tiene su manera de ser. Puedes prepararte para lo peor y aun así todavía no puedes estar preparado para las peores cosas que la vida te pondrá en el camino. Supongo que esa es la manera que tiene que ser. Las tragedias que no podemos imaginarnos tienen el poder de poner al revés nuestro mundo.

Es desconsolador. Le dices adiós a alguien y esperas ver a esa persona pronto. Incluso no consideras que este adiós podría ser el último. Te preguntas, ¿Por qué las cosas tienen que resultar de la manera que resultan?

De la noche a la mañana la persona que pensabas te amaba simplemente dejó de amarte... quizá no era el lugar ni el momento indicado... puede que haya bebido unas cuantas copas demás y decidió ponerse al volante y ya no está en este mundo... tal vez  te engañó y comenzó a salir con otro y te abandonó. Sea como sea resignarse a perder un amor no es fácil. la vida que estás acostumbrado a vivir ha cambiado y necesitas encontrar una manera de avanzar
Las personas que se quedan solas tienen que encontrar una manera de mantener el optimismo. Porque sin optimismo, estamos luchando una batalla que ya la hemos aceptado como perdida. Es horrible cuando la vida aparta a las personas lejos de nosotros. Sin embargo, tiene un efecto secundario positivo: Te recuerda que debes apreciar mejor a las personas que aún se encuentran en tu vida. Incluso si la tragedia no te está ocurriendo a ti o a las personas que amas, ser testigo de los horrores que otros están pasando es suficiente para recordarte lo mucho que debe importarte las personas más cercanas a ti.

A veces elegimos resignarnos y perder a la persona que más amamos. Elegimos renunciar a una relación, para explorar en otro lado. Decidimos que no estamos listos... no es el momento adecuado... no estamos seguros de si lo que sentimos es real o simplemente una ilusión. Así que nos separamos y vivimos sin nuestros seres queridos.

Una vez más, no siempre es tu elección. No siempre eres tú quien quiere pasar página y olvidar, pero el resultado es siempre el mismo: Te quedas para ocuparte de todo por ti mismo. El amor que alguna vez tuviste se ha perdido.

Es difícil comparar el dolor que sentías por la pérdida de un ser querido con el dolor que sientes al terminar una relación. Pero las lecciones que se aprenden en ambas experiencias tienen muchas cosas en común.

3 Cosas que sólo las personas que han amado y se han resignado a perder un amor entienden

1. Ahora que ya no estas con esa persona, felizmente tomarías todo lo malo sólo para obtener algo de lo bueno, aunque sea sólo una vez más.

Nuestra mente es buena para enterrar los recuerdos desagradables y centrarse en los recuerdos buenos en su lugar. Los malos recuerdos comienzan a parecernos menos malos. De repente, tienes la impresión de que pudiste haberte ocupado de las quejas de esa persona que tanto amabas para el resto de tu vida.

Te sientes como si hubieras podido aguantar todos los errores que cometió tu pareja -la forma en que él o ella no te apreciaba, la incertidumbre que sentiste en la relación- con tal de que pudieras sujetar entre tus brazos a tu amor otra vez. Sabes que siempre no fue sol y arco iris, pero cualquier cosa es mejor que la oscuridad que ahora te rodea.

2. Es difícil pensar en esa persona, pero al mismo tiempo, no quieres detenerte.

Sabes que necesitas seguir adelante. Sabes que tienes que resignarte a perder un amor, porque vivir en el pasado -especialmente uno lleno de tristeza- no es una manera de vivir tu vida. Hay un período de luto... hay tiempo para dejar a la realidad hundirse. Pero es necesario reorientar tu enfoque. Si no, vas a dejar de vivir. Vas a dejar de avanzar. Te encontrarás viviendo una vida que ya no existe.

No quieres pensar en esa persona todo el tiempo, pero lo haces de todos modos. Y si tu pareja te abandonó, te enfadas contigo mismo por querer pensar en él o ella. Peor aún, si fuiste tú el que abandonó a esa persona que tanto amabas, te odias a ti mismo pensando que podrías haber tomado una mejor decisión en su momento y no dejar que esta persona se vaya.

3. Pase lo que pase, la vida continúa.

Puedes elegir ser parte de la vida, o puedes renunciar a ella. Con el tiempo, te encuentras débil y exhausto, tanto física como emocionalmente. Te has pasado tanto tiempo tratando de distraerte -tratando de obligarte a ti mismo a disfrutar de la vida- que te has encontrado a ti mismo en un lugar del cual no te sientes orgulloso. Pero dices está bien. Porque estás pasando por un momento difícil y es la manera en que estás ocupándote de eso. 

Sin embargo, llega un momento en el que tienes que dejar de fingir que estás ocupándote de tu vida y tienes en realidad que ocuparte de ella. Debes tratar de lidiar con eso que te pasó y tomar una de las decisiones más difíciles: Decidir qué vas a seguir viviendo y vas a hacerlo sin esa persona.

Puede sentir que esto significa renunciar a él o ella, pero no lo es. Lo que estás haciendo es no renunciar a  ti mismo. Con el tiempo, tienes que decidir si deseas seguir aferrado a la memoria de esa persona y perderte en el proceso o seguir adelante con tu vida.

Por supuesto, las personas que amamos verdaderamente nunca nos dejan, se quedan dentro de nuestros corazones por el resto de nuestras vidas. Pero hay que resignarse a perder un amor... hay que aprender a vivir con eso, "perder es parte de la vida."

¡Hasta pronto!

Este articulo se titula: Cómo Resignarse A Perder Un Amor

0 comentarios: