“Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos” -Buda. Tus pensamientos no sólo afectan tu estado emoci...

6 Pensamientos Negativos Que Sabotean Tu Éxito







Hombre pensando frente a la ventana

“Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos” -Buda.


Tus pensamientos no sólo afectan tu estado emocional, sino también influyen en tu comportamiento. Cuando tienes pensamientos positivos, es probable que te sientas mejor y obtengas mejores resultados. Cuando tienes pensamientos negativos, tu desesperación se refleja en cómo te sientes y te comportas.

Todo el mundo experimenta pensamientos negativos, poco realistas y exagerados en un momento u otro. Sin embargo algunas personas hacen de esto un mal hábito que limita su potencial.

No importa cuánto talento o experiencia poseas, si no puedes dominar tu mente y controlar tus pensamientos, nunca vas a lograr grandes cosas. No puedes alcanzar todo el éxito que deseas a menos que creas que eres capaz de lograrlo.

Aprender a reconocer esos patrones de pensamientos negativos que roban tu fuerza mental es el primer paso para cambiar tu forma de pensar. Aquí hay: 

6 Hábitos mentales negativos que sabotean tu éxito.

1. Buscas excusas

Culpar a otras personas o a las circunstancias externas por tu falta de logros perjudica tu rendimiento. Decir cosas como: "Mi jefe no me deja progresar", o "Todo este papeleo hace imposible hacer mi trabajo" sólo te mantendrá paralizado.

Deja de poner excusas. Céntrate en todas las cosas que puedes hacer en lugar de aquellas que no puedes. Cuando prestas atención a tus pensamientos positivos, pondrás más esfuerzo en tu rendimiento. 

2. Saboteas tu futuro 

Las predicciones con pensamientos negativos se convierten fácilmente en profecías autocumplidas. Si subes al escenario para dar un importante discurso, pensando, "voy a echarlo a perder todo," te vas a distraer y la distracción puede hacer que te olvides las palabras.

Detén el saboteo. A menos que hagas planes productivos para enfrentar posibles escenarios pesimistas, (en el peor de los casos) no te hagas preguntas del tipo "¿Qué pasa si?".  Predecir los resultados desastrosos causará un aumento en tu ansiedad que podría causarte una sensación de asfixia.   

3. Buscas la aprobación de los demás

Tus intentos por obtener la aprobación de los demás podrían ser contraproducentes. Intentando descifrar cómo un entrevistador percibe tus respuestas, por ejemplo, podría causar que tropieces con las palabras. O peor aún, pensar en una respuesta que vas a dar puede causar que no prestes atención a la conversación por completo.

Deja de intentar ganar la aprobación de los demás. Mientras puede ser importante medir la reacción de las personas -cuando estas en una venta por ejemplo- cada segundo que pasas buscando aprobación, es un segundo que no estás centrado en una tarea en cuestión. Mantén la atención en hacer lo mejor que puedas y reconoce que no se puede controlar la forma en que otras personas responden.
4. Creas desconfianza en ti mismo

La inseguridad puede matar fácilmente tus sueños. Si vas a una entrevista de trabajo pensando, "nunca van a contratarme", tu desconfianza en ti mismo saldrá a la luz y será menos probable que el trabajo sea tuyo. El rechazo sólo alimenta desconfianza en ti mismo y crea un ciclo negativo que es difícil de romper.

Deja de dudar de ti mismo. Has una lista de tus habilidades, talentos y logros. Lee la lista de forma regular y cuando estés lleno de dudas sobre ti mismo, recuerda todas las razones por las cuales eres "lo suficientemente bueno". 

5. Te menosprecias 

Es imposible realizar algo bien cuando te dices a ti mismo cosas como: "Eres un estúpido" o "Nunca puedes hacer nada bien". El diálogo interno negativo disuadirá poner tu mejor esfuerzo y te arrastra a la ruina rápidamente.

Detén las humillaciones. Háblate a ti mismo como un amigo de confianza, sin usar palabras tan duras, no permitas a tu crítico interior decírtelas.

6. te  críticas a ti mismo 

Mientras que reflexionar sobre tus opciones en el pasado, puede ser saludable, cuestionarte cada elección que haces después que ya pasó, perjudicará tu rendimiento. Cuestionar si has dicho lo correcto, o si has el ejido el mejor traje para una fiesta, luego que ya paso… es un desgaste mental innecesario.

Deja de cuestionarte. Práctica la atención plena Mindfulness para que puedas aprender a estar completamente presente en el aquí y el ahora.

Hasta pronto.

Este artículo se titula: 6 Pensamientos negativos que sabotean tu éxito 

0 comentarios: