Dejar de ser envidioso y egoísta no es fácil pero tampoco es difícil. La envidia puede ser como un pequeño diablo en tu hombro que te...

Cómo Dejar De Ser Envidioso En 7 Pasos







Hombre envidiando a otro porque tiene mas globos

Dejar de ser envidioso y egoísta no es fácil pero tampoco es difícil. La envidia puede ser como un pequeño diablo en tu hombro que te susurra palabras al oído, rechina en tu alma y convierte tu vida en algo que a menudo está lleno de sufrimiento y mucha negatividad. También la envidia simplemente puede ser algo que te irrita y te distrae de vez en cuando.

    “La envidia es el arte de contar las bendiciones del otro en lugar de las tuyas.” -Harold Coffin


Algunas personas dicen que la envidia es buena, porque te motiva a hacer grandes cosas en la vida, con el fin de ser mejor que los demás. Pero me parece que la envidia hace mucho más daño que bien, y en general es algo que hay que superar. De hecho, la mayoría de nosotros puede reconocer rápidamente sus efectos nocivos:

    - Fomenta el descontento y la angustia.
    - Se vincula a nuestra libertad.
    - Conduce al resentimiento y la amargura.
    - Nos induce a hacer cosas que normalmente no haríamos.
    - Nos puede llevar a la depresión.


Y, sin embargo, el desperdicio de las emociones de la envidia y los celos siguen estando presentes en nuestras vidas. Es una constante batalla que guerrea en contra nuestra con toda el alma. Experimentamos envidia sobre la apariencia de otras personas, talentos, relaciones, y cuentas corrientes. No ofrece ninguna contribución positiva a nuestras vidas. Sin embargo, permanece.

    "La envidia es ignorancia." -Ralph Waldo Emerson


Es hora de liberarse. Ciertamente, cada uno de nosotros desea estar libre de los celos y la envidia. Entonces… ¿Qué hacer para dejar de ser envidioso? A continuación te presentó 7 pasos útiles, para superar la envidia:

7 Pasos para dejar de ser envidioso y egoísta

1. Cambia tu enfoque a la bondad en tu vida. 


Una de las mayores razones por la que envidiamos la vida de otros, es porque hemos comenzado a tomar nuestras bendiciones por sentado. Cuéntalos otra vez. Eres talentoso, eres dotado, eres único. Tu vida es demasiado valiosa para vivirla como todos los demás. Tienes un sinnúmero de razones para estar agradecido por la vida que se te ha dado. Recuérdate a ti mismo otra vez.

2. Recuerda que nadie lo tiene todo. 


Comparar tu vida con los demás es siempre un caso perdido. Siempre parecerá que hay personas que tienen mejores cosas que tú. Pero recuerda, siempre tendemos a comparar lo peor de lo que sabemos acerca de nosotros mismos con  las mejores suposiciones que hacemos sobre otros. Recuerda, nadie lo tiene todo. Cada persona que conoces experimenta problemas, pruebas y debilidades, igual que tú. Esto es lo que nos hace humanos. Nadie está exento. Nadie lo tiene todo. Nadie.

3. Evita a las personas que habitualmente aprecian las cosas equivocadas. 

Si pasas todo el tiempo con personas que comparan la última moda, vas a comenzar a desear la última moda. Si vas a gastar todo tu tiempo con personas que hablan de sus salarios, sus coches nuevos, o sus vacaciones extravagantes, vas a caer de forma natural en la inevitable trampa de comparar tus pertenencias a la de ellos. Pero hay cosas mucho más importantes a seguir. Deja de participar de la conversación (y la relación si es necesario).

4. Pasa tiempo con gente agradecida. 


La gratitud es altamente contagiosa y es por eso que debes dedicarle tiempo. Ver: La gratitud y sus beneficios para la salud y la felicidad. Encuentra a las personas agradecidas que experimentan satisfacción en sus vidas y pasa un tiempo de calidad con ellas. Los puedes encontrar en línea o los puedes encontrar en persona. Pero mientras más inviertas tu tiempo con ellos, más su espíritu se convertirá en el tuyo… y pronto, otros desearan lo que tú tienes.


5. Celebra el éxito de los demás. 


Genuinamente y prácticamente, alégrate de la suerte de los demás. Cuando alguien recibe algo que tu deseas, se feliz por ellos. Deja de ver la vida como una competición. La alegría no es un recurso finito. Y el momento en que aprendas a experimentar la felicidad en la alegría de los demás, es el día en que darás un gran paso para superar la envidia de una vez por todas.

6. Sé generoso. 


Aunque tengas que forzarte a ti mismo en eso al principio, haz de la generosidad un hábito esencial en tu vida. Da tu tiempo, da parte de tus ingresos, da tus talentos y habilidades. Ofrécete como voluntario en tu comunidad. Apoya una causa que promueva la justicia social. Y ensúciate las manos. A medida que comiences a invertir más tiempo y más energía con quienes tienen menos que tú, más podrás encontrar plenitud y significado. Y cuando lo hagas, el encanto de la vida de otra persona rápidamente se desvanecerá.


7. Consíguete una vida


Por el simple hecho de llenar tu vida con más actividades divertidas, personas y cosas que quieres de la vida, no tendrás tiempo ni razón para envidiar a los demás. Otros beneficios de obtener una vida, es que te conviertes en una persona mucho más relajada y menos propensa a reaccionar exageradamente sobre las pequeñas cosas de la vida. Así es que pasa menos tiempo analizando y más tiempo viviendo y explorando la manera que deseas vivir la vida

La envidia nos ha mantenido como rehén durante mucho tiempo. Es el momento, de una vez por todas, para liberarte de la envidia, dejar de ser tan envidioso y experimentar una vida más plena y satisfecha.

Este artículo se titula: Cómo Dejar De Ser Envidioso En 7 Pasos

0 comentarios: