10 Señales Que Es Hora De Dejar Un Trabajo

Una de las decisiones más difíciles en el ámbito laboral es dejar un trabajo . Todos nosotros experimentamos tiempos duros en el trabaj...

Empleado dejando un trabajo

Una de las decisiones más difíciles en el ámbito laboral es dejar un trabajo. Todos nosotros experimentamos tiempos duros en el trabajo, y soñamos despiertos con sólo caminar fuera y nunca regresar. Esto es por lo general sólo en esos tiempos muertos. En otros casos, el trabajo no es tan bueno, pero seguimos adelante simplemente porque no tenemos alternativas o necesitamos el dinero y la seguridad. Sin embargo, existen importantes señales de advertencia de que es el momento de dejar tu trabajo actual.

¿Cómo saber si debo dejar mi trabajo?

Dejar un trabajo debe ser estratégico y en su momento. Antes de tomar una decisión final, considera revisar estas alternativas:

    • Examina los riesgos prácticos asociados con dejar tu puesto de trabajo.
    • Crea un documento de "Soluciones", para examinar qué puedes hacer para mejorar tu situación.
    • Has tu lista de "Inventario de Habilidades" y ve qué habilidades adicionales puedes ofrecer en tu posición actual.
    • Revierte el pensamiento negativo y examina lo que está bien con tu trabajo actual, en lugar de centrarte en lo “negativo".


Si has probado estos enfoques y la situación no ha mejorado en un tiempo razonable, entonces puede ser hora de dejar tu trabajo y buscar en otra parte. Aquí hay 10 razones por las que debes considerar la posibilidad de dejar tu puesto de trabajo actual.

10 Señales que es el momento adecuado para dejar un trabajo 


1. Tus habilidades están siendo poco utilizadas.


La Administración no reconoce que tienes más que ofrecer de lo que has estado contribuyendo por una cantidad significativa de tiempo. Tal vez no has sido tomado en cuenta para una promoción, o tus repetidos intentos de asumir tareas más difíciles han fallado. Simplemente sé cauteloso, todavía deberías actuar en la medida de tus habilidades a fin de que tengas esas referencias de mucha importancia para el futuro.

2. No estás siguiendo tu pasión.


Si no estás haciendo lo que amas, nunca te conectarás con tu verdadero potencial. Sólo continuará siendo "un trabajo," y finalmente, cada día se parecerá más a una tortura. Si has probado reinventarte a ti mismo en la compañía con una maniobra lateral -o has cambiado tu descripción de trabajo en vano- entonces es el momento de volver a las raíces de lo que amas. Sin embargo, primero refresca los conocimientos sobre tus habilidades para asegurarte que son actuales y comercializables. 

3. Tu Jefe sigue comportándose incorrectamente.


Si has intentado de todo para "lidiar con ese terrible tirano" jefe o compañero de trabajo; has hablado con tu jefe; jefe de tu jefe; Recursos Humanos; y tu vida laboral es simplemente insoportable, entonces es el momento de ir por tu trabajo preferido. A través de entrevistas de trabajo y otras fuentes, conviértete en un detective: trata de determinar cómo opera tu posible nuevo jefe y empleador, el estilo de gestión y la cultura organizacional.


4. La Empresa está estancada. 


La empresa ha logrado mantenerse a flote durante varias reducciones de personal, cambios de gestión y reorganizaciones. Pero si la empresa se consolida más, podría colapsar. Recientemente has oído que otro departamento está cerrando o de otro abandono masivo. No hay necesidad de hundirse con la nave. Ponte el chaleco salvavidas y sumérgete en el agua.

5. No estás siendo compensado de manera justa. 


La reducción de personal ha provocado que el equipo trabaje el doble de tiempo, pero sin duda no está ni de cerca una doble compensación. Has sido obligado a sentirte afortunado para recibir un cheque de salario. La compañía incluso podría estar funcionando bien, pero no se refleja en tu sueldo u otras recompensas. Ni siquiera puedes recibir una evaluación o tu evaluación no es coherente con tu verdadero rendimiento de trabajo. Quizá los clientes te han dado excelente retroalimentación, pero eso no se refleja en tu compensación. Puede ser el momento de pensar en verde (así como en más dinero).  

6. Tus valores y la compañía son incompatibles.


Sientes que hay diferencias éticas o morales de cómo crees tú que la empresa debería funcionar: las diferencias culturales; ética de trabajo, enfrentamientos, y así sucesivamente. Tal vez tu último producto es malo para el medio ambiente, por ejemplo, y eres un medioambientalista ávido. Sea cual sea el problema, estás moralmente desalineado con tu empleador, y es un ambiente de trabajo incómodo.


7. No estás siendo escuchado. 


Parece que no puedes conseguir el tiempo adecuado para desempeñar tu trabajo, conseguir aprobaciones, obtener el reconocimiento de un gran trabajo; y con el tiempo, los proyectos ya no están yendo a tu manera. Puede haber un cambio de gerencia; estás siendo desplazado de los proyectos; o toda tu posición parece en riesgo por razones políticas o de otro tipo. En esencia, estás siendo ignorado fuera de un trabajo.

8. El empleo te está enfermando. 


En lugar de saltar de la cama a primera hora con muchas ganas de ir a trabajar, te sientes inmóvil. El estrés, el miedo o la falta de entusiasmo pueden drenar tu energía y afectar tu rendimiento, creando una proporción de perder-perder. Cuando el trabajo comienza a afectar tu salud, física, mental, o ambos, considera tomar un tiempo libre. Mientras te dedicas a buscar trabajo, también busca maneras saludables para reducir los niveles de estrés.

9. Estás rodeado de comportamiento atroz.


Si eres víctima de intimidación, acoso sexual u otro comportamiento atroz, sin duda, deberías estar alerta de otras opciones, independientemente de las medidas correctivas que estés tomando. Siempre consulta a un abogado de empleo en tales cuestiones. Recuerda que nunca debes sentirte incómodo en un puesto de trabajo, y que puede ocurrir en el largo plazo, incluso si "ganas la batalla actual." La salud es lo primero.


10. Sientes que tienes más que aportar en otros lugares. 


Estás en un modo de crecimiento personal, mientras que tu posición está estancada. Has estado pensando en alternativas aparte del trabajo que estás haciendo actualmente. Pasas tu tiempo imaginando como sería tu vida: "si solamente…". Cuando sabes que tienes más que ofrecer al mundo, no te frenes. Prepárate para el cambio.

Si estás frente a una o más de estas señales de alerta, asegúrate de que estás preparado. Tienes que saber cómo salir airosamente y sin destruir tus puentes. Tú no quieres estar expuesto a insultantes tweets o malas referencias en este mundo de comunicación instantánea.

¿Cómo cambiar de trabajo?

Hay una manera correcta e incorrecta para buscar un nuevo trabajo. Aquí hay algunos consejos:

1. Genera una lista de "cosas que hacer" Por ejemplo: actualiza tu hoja de vida; crea una lista de referencias bien fundadas; programa entrevistas; actualiza los perfiles de LinkedIn y Facebook; etc.

2. Mira todas las vías. Usa los sitios de trabajo, busca en los listados de trabajo de industrias en línea. Usa empresas de empleo de alto nivel, específicas de una industria, temporales y consultorías. Y considera la posibilidad de convertirte en un emprendedor. 

3. Has la búsqueda en tu propio tiempo. No empieces a buscar un nuevo empleo en el trabajo, a menos que sea en el almuerzo y fuera del sitio en tu portátil personal. Los archivos en las computadoras de la oficina son archivos de la compañía y pueden ser buscados por tu empleador, así que ten cuidado. Es mejor crear toda la correspondencia, tales como hojas de vida y correos electrónicos de entrevista de seguimiento, en tu ordenador doméstico.

4. No alteres repentinamente tus hábitos de trabajo. No te vuelvas invisible, o comiences a llegar tarde o salir temprano (a menos que tu salud esté siendo afectada). Permanece como un buen trabajador y voluntario. Mantente amistoso con aquellos a los que informes, así como con tus compañeros.

5. Mantente entusiasta, aunque parezca difícil, hasta que salgas por la puerta principal como es debido; queda en buenos términos, por supuesto.


Recuerda, has trabajado duro para crear una buena reputación en tu empresa. Mantén tu profesionalismo cuando dejes tu trabajo y más allá. Si no has dejado ningún cabo suelto antes de decidir dejar tu trabajo actual, entonces, asegúrate de que tu transición a un nuevo trabajo sea lo más fácil posible, para ti y para la empresa.

¡Ahora es el momento de seguir tus sueños!

Este artículo se titula: 10 Señales que es hora de dejar un trabajo



Cómo Tratar Con Jefes Difíciles - Perfil Psicológico De Un Jefe Abusivo

Los jefes abusivos regularmente maltratan, irrespetan e insultan a los otros a menudo en público. ¿Por qué lo hacen?   Un equip...

Jefe abusivo y autoritario

Los jefes abusivos regularmente maltratan, irrespetan e insultan a los otros a menudo en público. ¿Por qué lo hacen? 


Un equipo de psicólogos de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido y la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica pensaban que si los jefes abusivos tenían un rasgo de personalidad en común, probablemente sea la baja amabilidad.

Era una hipótesis que tenía sentido ya que las personas menos agradables tienden a ser menos amables y más agresivas, por lo que se esperaría que tengan más probabilidades de ser jefes abusivos, pero era una hipótesis que resultó ser errónea.

En su lugar, el estudio mostró las siguientes características de un jefe abusivo. 


1. Los jefes abusivos son más concienzudos en promedio

El estudio observó a 103 pares de jefes y subordinados en una gran variedad de lugares de trabajo y se encontró que los jefes que fueron considerados abusivos por parte de sus subordinados no fueron más ni menos agradables que los considerados buenos jefes.

Contrariamente a lo que los investigadores habían anticipado, los jefes abusivos terminaron siendo más concienzudos que el grupo de los jefes no abusivos. Esto fue inesperado porque la escrupulosidad se asocia con ser organizado, respetuoso a las reglas, minucioso, trabajador y disciplinado, ninguno de los cuales se asocia necesariamente a la supervisión abusiva. 

Una posible razón para la conexión es que las personas con más concienzudas pueden ser menos flexibles, tienden a dar más importancia a un alto rendimiento y podrían frustrarse cuando sus subordinados no cumplen con los altos estándares.

Generalmente, la conciencia es considerada como un rasgo de la personalidad sana ya que las personas más conscientes tienden a tener más éxito en la escuela y en el trabajo, pero estos estudios sugieren que a mayor énfasis en el logro mayor tendencia a la supervisión abusiva.

2. Los jefes abusivos son más maquiavélicos 

Aunque el reciente estudio es el primero en encontrar una relación entre la escrupulosidad y supervisión abusiva, los investigadores han estudiado con anterioridad en otros rasgos de personalidad que jefes abusivos comparten. 

Un estudio de 2010 encontró que los jefes considerados más abusivos por parte de sus subordinados tienden a obtener mejores resultados en el maquiavelismo, un rasgo de la personalidad asociado con ser manipulador, tramposo, cínico y egoísta.

Así que combina estas características con la tendencia a ser respetuoso a las reglas, trabajador y orientado hacia objetivos, y puedes comenzar a ver cómo terminas con un individuo que no podrías querer trabajar.

3. Los jefes abusivos tienen una baja inteligencia emocional


jefe gritando a los empleados

La inteligencia emocional en esencia es la capacidad de trabajar con los propios sentimientos y los sentimientos de los demás. Las personas con alta inteligencia emocional son buenos para sentir empatía con los demás y procesar sus propias emociones. Por el contrario las personas con baja inteligencia emocional suelen ser mas distantes, intolerantes y tienen la ultima palabra en discusiones, reuniones y decisiones

Por supuesto, no hace falta decir que la mayoría de las personas prefieren trabajar con un jefe con alta inteligencia emocional, por lo que probablemente no va a ser una sorpresa cuando te diga que los jefes abusivos tienden a tener baja inteligencia emocional.

4. El Medio Ambiente también importa


jefe maltratando a un empleado

Aunque los jefes abusivos en promedio tienen una mayor conciencia, mayor maquiavelismo y la inteligencia emocional inferior… las  personas desagradables vienen en todas las formas y tamaños, por lo que es perfectamente posible acabar con un jefe abusivo que no encaja en este perfil.

También es importante recordar que incluso el jefe más abusivo no existe en un vacío. Los estudios han encontrado que una persona tiene más probabilidades de convertirse en un jefe abusivo si cualquiera de las siguientes circunstancias se aplica a ellos:

> Ellos tienen sus propios jefes abusivos (La supervisión abusiva puede pasar por la cadena de mando).
> Los jefes abusivos están estresados en su lugar de trabajo.
> Los jefes abusivos tienen que interactuar con los clientes con frecuencia (que puede ser emocionalmente agotador).
> Tienen una historia de conflictos familiares o agotamiento familiar.

En conclusión: las personas son complejas. Aunque hay algunos rasgos de la personalidad como la escrupulosidad que son más comunes entre los jefes abusivos, hay una gran variedad de factores que pueden convertir a alguien en un jefe abusivo.

Dicho esto, una cosa es segura: la supervisión abusiva conlleva un coste real para las personas que tienen que lidiar con un jefe abusivo y para la organización en cuestión. Es por eso que la supervisión abusiva es un tema de investigación tan caliente últimamente, ya que una gran cantidad de personas pueden beneficiarse si disminuye la cantidad de jefes abusivos en el mundo.

Si estás tratando con un jefe abusivo, entonces, deberías hacer un balance serio de cuáles son tus opciones. En este artículo te enseño 4 pautas para lidiar con jefes malos, abusivos, narcisistas y autoritarios

¡Hasta pronto!

Este artículo se titula: Como tratar con jefes difíciles - Perfil psicológico de un jefe abusivo


Cómo Superar La Pérdida Del Trabajo

9 Consejos para superar la pérdida del trabajo y sentirte mejor. Perder el trabajo es un importante desafío a la felicidad. Día ...

Persona desconsolada por la perdida de su trabajo

9 Consejos para superar la pérdida del trabajo y sentirte mejor.


Perder el trabajo es un importante desafío a la felicidad. Día a día, muchas personas pierden sus empleos, o bien están preocupados por aferrarse a sus puestos de trabajo. 

Por lo tanto, dada esta gran carga para tu felicidad, hay pasos que puedes tomar para sentirte mejor en un momento así. Incluso si no crees que puedes sentirte feliz, es posible que puedas sentirte más feliz. Manteniéndote lo más sereno, enérgico, y alegre como sea posible, hará que sea más fácil manejar esta situación difícil.

Si has perdido tu trabajo o temes perdelo sigue estos 9 consejos para sentirte mejor.


1. Duerme lo suficiente. 

No dormir lo suficiente afecta a tu estado de ánimo más de lo que puedes imaginar. Hace que las situaciones difíciles parezcan más duras, baja tu energía y disminuye tu sistema inmunológico. Cuando estás aislado de tu horario habitual, puede ser tentador trasnocharte, así que recuerda apagar la luz a una hora razonable.

Si vas a apagar la luz, pero tienes problemas para dormir debido a todas tus preocupaciones, convierte ese tiempo en algo positivo haciendo planes para salir un fin de semana en familia o recordando momentos gratificantes en tu vida. Además, las personas que tienen problemas para dormir duermen mejor cuando…

2. Haz algo de ejercicio. 

El ejercicio te calma y te da energía. Si no puedes hacerle frente para ir al gimnasio o salir a correr, sólo tienes que ir a dar un paseo de diez minutos afuera. La luz solar y el movimiento aumentarán tu estado de ánimo.
3. Mantente conectado con otras personas. 

Es posible que no sientas ganas de salir, de hacer planes o hablar con otras personas. Pero empújate a ti mismo para hacer el esfuerzo. Ver a otras personas te dará un impulso y te ayudará a distraerte. Además, al permanecer conectado a otras personas, tienes más probabilidades de  crear relaciones que pueden ser útiles para un futuro trabajo.

4. Cultiva un ambiente de crecimiento en alguna área de tu vida. 

Puedes tener la impresión de que has sido empujado un paso gigante hacia atrás; que está fuera de control todo lo que te está pasando. Busca un lugar donde puedas moverte hacia adelante y tomar el control. Aprende a hacer algo nuevo, tal vez manejar un programa de software, dominar una cámara fotográfica, algo sobre cocina... o bien limpia algo; el garaje desordenado, tu ático. Crea algo bello, planta un jardín, ponte al corriente con los álbumes de fotos.

5. Ayuda a otras personas. 

Tu autoestima puede haber sufrido un golpe, así es que recuérdate a ti mismo lo mucho que puedes dar. Enseña a alguien algo útil, haz conexiones útiles con otras personas, ofrece voluntariamente tus habilidades, dona sangre, revisa tus armarios y regala ropa que no necesitas.

Si no puedes hacerle frente a estas cosas, al menos ayuda a una persona de la tercera edad a cruzar la calle o da propina a alguien que lo necesita y potencialmente te sentirás mucho mejor. El simple hecho de ayudar a alguien cambiara la forma en que vez tu vida en ese momento.
6. Limpia algún desorden. 

Para la mayoría de las personas, el orden exterior contribuye a la calma interior y limpiar el desorden parece tener un efecto desproporcionadamente positivo. Poner orden a un desordenado armario de abrigos no hará mucha diferencia a tu felicidad, pero por alguna razón, te dará un impulso mucho más grande de lo que cabría esperar.

Cuidado, no te abrumes a ti mismo. Elige una pequeña área de la encimera de la cocina desordenada, limpia el refrigerador o pon en orden una esquina de tu escritorio. Poner orden a tu entorno físico te ayudará a calmarte y hará que te sientas mejor.

7. Ten cuidado con darte gusto. 

Uno de los mitos de la felicidad es que darte "gusto" te animará. Un cigarrillo, un vaso de vino extra, ese nuevo par de zapatos, dejar ese gran desorden en la cocina porque no quieres lidiar con la carga del lavavajillas... ¿todo esto realmente te hace sentir feliz a la larga? ¿O serás más feliz si no te das gusto?

8. Distráete. 

Alquila una película divertida, vuelve a leer un libro que amas (siempre releo libros de autoayuda cuando estoy bajo estrés), puedes llamar a un amigo con un buen sentido del humor, visita un museo, o ve algunos deportes en la televisión. Permítete tomar un descanso de tus preocupaciones. Cuando vuelvas a ellos, te sentirás renovado y con un mejor sentido de perspectiva.

9. Recuerda lo que tienes.

Es posible que hayas perdido tu trabajo, pero piensa en lo que va bien en tu vida, aquello por lo que te sientes agradecido. Es un cliché decir "Cuenta tus bendiciones", pero eso realmente fomenta la felicidad. si no me crees lee este artículo sobre La gratitud y sus beneficios para la salud y el estado de animo.

¿Qué otras estrategias sugerirías? ¿Hay algo que te funciona bien a ti?

¡Hasta pronto!

Este articulo se titula: Cómo Superar La Pérdida Del Trabajo


Cómo Lidiar Con Jefes Malos, Abusivos, Narcisistas y Autoritarios

¿Cómo Lidiar Con Un Jefe Difícil? Es la pregunta que muchos empleados se hacen.   Según el estudio  publicado en  la  Revista d...

jefe malo abusivo autoritario

¿Cómo Lidiar Con Un Jefe Difícil? Es la pregunta que muchos empleados se hacen. 


Según el estudio  publicado en  la  Revista de Psicología Aplicada  y resumida por Jena McGregor en el  Washington Post, algunas investigaciones recientes sobre los jefes malos, abusivos, narcisistas y autoritarios, muestran que tratar de evitar a un jefe difícil o trazar formas de represalias no funciona, al contrario la situación se complica más para el empleado.

Tomando estos resultados, en otro estudio,  los investigadores predijeron que "los actos de compasión y empatía de los empleados, es decir, ayudando a sus jefes abusivos con grandes cargas de trabajo, incluso cuando no se les pidió hacer nada", daría como resultado una disminución del abuso por parte de sus jefes. Y, que "los actos de bondad puedan ayudar a disminuir el futuro comportamiento grosero o abusivo."

Pero sorprendentemente los investigadores descubrieron que no fue así. Según el coautor del estudio Charlice Hurst, "Los jefes malos, abusivos narcisistas y autoritarios no responden de forma positiva a los actos solidarios y serviciales de sus empleados." Los investigadores concluyeron que sus hallazgos parecían "entrar en conflicto con el sentido común."

¿Qué ayuda? ¿Cómo defenderse de un jefe abusivo?


Sin embargo, una alusión a lo que puede ayudar proviene de otro estudio. Se encontró que los empleados que encuentran maneras de liberarse emocionalmente de sus jefes malos, abusivos narcisistas  y autoritarios, experimentan un mayor sentido del control de su dilema y su impacto emocional. La desconexión emocional ayuda a no tomar de forma personal los abusos de un jefe malo a pesar del impacto personal que genere en ese momento.

Por supuesto, es importante examinar desde el principio cuando te encuentras en una mala situación. Mira con honestidad, con ayuda externa si es necesario, en que podrías estar contribuyendo al problema. Pregúntate: "¿Cuánto me cuesta a mí o a la situación?" Si no haces eso, podrías tomar acciones que luego lamentaras o que han demostrado ser poco útiles.

4 Pautas para lidiar con jefes, malos, abusivos, narcisistas y autoritarios.


1. Crea una zona de seguridad emocional.  

Pon atención a tus respuestas emocionales en una situación, y reconoce que no estás obligado a actuar sobre ellos. Visualiza un "espacio" entre tus emociones y cómo eliges ocuparte de ellas con tu comportamiento. Si no lo haces,  es muy probable que puedas decir o hacer algo inútil o perjudicial para ti mismo.  Permanece consciente cuando tu jefe te está presionando, pero trata de no reaccionar a los asuntos emocionales de tu jefe. Reconoce que siempre tienes la posibilidad de elegir qué hacer con tus emociones y con tu comportamiento.

2. Amplía tu perspectiva.

La zona de seguridad alrededor de tus emociones amplía tu perspectiva sobre la forma de ver la situación; lo que puede estar alimentándolo, y lo que puede estar impulsando la conducta difícil de tu jefe. Ver el problema en un contexto mucho más amplio incluye considerar muchos factores. Por ejemplo, el papel de otros competidores u otras cuestiones de la organización y la política, también puedes considerar que el control de tu jefe o el comportamiento abusivo pueden reflejar cierto temor por su propia seguridad en la posición que se encuentra, etc.

3. Actúa con indiferencia.

La zona de seguridad y una perspectiva más amplia ayudan a ser más proactivo hacia la gestión de una situación, mientras que ser "indiferente" a tus propias reacciones emocionales se activan en el camino. Es menos probable que seas atraído hacia un comportamiento improductivo alimentado por la ira, el resentimiento o la autocompasión. Puedes incluso decidir buscar maneras de ayudar a que tu jefe se sienta más seguro o apoyado, a pesar de lo que piensas sobre él o ella, porque hacer eso podría disminuir la ansiedad asía tu jefe y por consiguiente podría hacer tu vida un poco más fácil siempre y cuando te quedes allí.

4. Evita otra situación de abuso.

Si decides que debes renunciar, entonces haz una investigación al momento de considerar un nuevo puesto de trabajo: Busca señales de una situación potencialmente negativa, por ejemplo, poniendo atención a lo que oyes durante las entrevistas; preguntando a las personas dentro de la organización cómo es trabajar para esa empresa o que tal el jefe; presta atención a las banderas rojas planteadas por lo que se oye... y no dejes que la historia se repita.

Por ultimo si ya fuiste despedido por tu jefe abusivo o renunciaste porque ya no aguantabas mas los malos tratos, te dejo este post con 9 consejos para superar la perdida del trabajo.

¡Hasta pronto!

Este artículo se titula: Cómo Lidiar Con Jefes Malos, Abusivos, Narcisistas y Autoritarios 


Cómo Dirigir Un Equipo De Trabajo

Para dirigir un equipo de trabajo lo primero que hay que tener en cuenta es el concepto de organización. Según Chiavenato ...

Personas trabajando en equipo

Para dirigir un equipo de trabajo lo primero que hay que tener en cuenta es el concepto de organización.


Según Chiavenato una organización es “un sistema de actividades conscientemente coordinadas de dos o más personas y solo existe cuando hay personas capaces de comunicarse, que están dispuestas a contribuir en una acción conjunta a fin de alcanzar un objetivo común”.
Todo buen líder, empresario o jefe debe tener muy claro este concepto si quiere tener éxito en su organización. Sin embargo liderar no siempre es fácil, ya que tal vez pienses que las personas que trabajan para ti lo hacen de buena fé, son entusiastas y atentas; eso es lo que sus acciones sugieren. Pero, poco a poco ves signos de que tal o cual persona usa su posición en el grupo para promover intereses puramente personales. Un día de repente te encuentras dirigiendo un grupo de individuos egoístas e indiferentes.

Entonces intentas probando los castigos y la disciplina, pero sólo consigues volverlos rencorosos y que se pongan a la defensiva. Quizá trates de motivarlos con discursos y actividades grupales, pero hoy en día la gente es cínica y desconfiará de ti. El problema no es lo que haces, sino que ya es tarde. Empezaste a pensar en la moral del grupo sólo después de que se volvió un problema, no antes. Ese es el error.

Robert Greene en su libro las 33 estrategias de la guerra dice que el secreto para motivar a las personas y mantener su moral es que piensen menos en si mismas y mas en el grupo comprometiendoles en una causa, un objetivo común y nos da 8 pasos para crear la mejor dinámica de grupo y evitar los problemas de moral destructivos.

8 Pasos para dirigir un equipo de trabajo 


Paso 1: Une tus tropas al rededor de una causa.

Haz que luchen por una idea. Ahora más que nunca, la gente está ansiosa de creer en algo. Puedes aprovechar eso canalizándolo a una causa y convenciéndolos que vale la pena luchar. Esa causa puede ser lo que desees, pero debes representarla como progresista: que se ajuste a la época, que apunte al futuro, que esté destinada al éxito.

Paso 2: Mantén lleno sus estómagos.

La gente no puede permanecer motivada si sus necesidades materiales no son satisfechas. Si se siente explotada en cualquier forma, su egoísmo natural saldrá a la superficie y empezará a desprenderse del grupo. Usa una causa "algo abstracto o espiritual" para unirla, pero que satisfaga sus necesidades materiales. No tienes que consentir a las personas pagando de más; el sentimiento paternalista de que te ocupas del grupo, pensando en su comodidad es mas importante.

Paso 3: Dirige desde el frente.

Desde el principio, el grupo debe verte dirigiendo desde el frente, compartiendo tus peligros y sacrificios; tomando la causa tan en serio como ellas. En vez de empujarlas desde atrás, haz que corran para seguirte el paso.
Paso 4: Concentra su ch’i.

Los chinos creen en una energía llamada ch'i, la cual habita en todos los seres vivos. Todos los grupos tienen su propio nivel de ch’i, físico y psicológico. Un líder debe conocer esta energía y saber cómo manipularla. El ocio tiene un terrible efecto en el ch'i. Cuando las personas no trabajan, sus ánimos decaen, aumentan las dudas y se imponen los intereses egoístas. Así pues, mantén ocupado al grupo, actuando por un propósito, moviéndose en una dirección. 

Paso 5: Juega con sus emociones.

La mejor manera de motivar a la gente no es mediante la razón, sino mediante la emoción. Sin embargo, si empiezas apelando a sus emociones, te considerarán manipulador y se replegarán. Una apelación a las emociones necesita preparación: baja sus defensas y hazlos unirse como grupo montando un espectáculo, entreteniéndolos, contándoles una historia. Tendrán entonces menos control sobre sus emociones y podrá abordarlos en forma más directa, moviéndolos fácilmente de la risa al enojo o al odio. 

Paso 6: Mezcla dureza y amabilidad.

La clave para dirigir a las personas es un equilibrio entre castigo y recompensa. Debes hallar el equilibrio correcto. Has raro tu benevolencia, y aun un ocasional comentario cordial o acto generoso será poderosamente significativo, la ira y castigo también deben ser raros; tu severidad debe consistir en establecer criterios muy elevados que pocos puedan alcanzar. Has que tu personal compita por complacerte, que luchen para ver menos dureza y mas amabilidad.

Paso 7: Crea el mito del grupo.

Los ejércitos con la moral más alta son los que se han probado en batalla. Los soldados que han combatido uno junto a otro en muchas campañas forjan una especie de mito grupal basado en sus victorias pasadas. Hacer honor a la tradición y fama del grupo se vuelve cuestión de orgullo. Para generar este mito en tu equipo de trabajo, lanza a tus tropas a tantas campañas como puedas. Es prudente comenzar por batallas fáciles que puedan ganar, lo que afianzará su seguridad en sí mismos. El mero éxito ayudará a unir al grupo. Crea símbolos y lemas acordes con el mito. Tu equipo querrá tener sentido de pertenencia.

Paso 8: Sé implacable con los quejumbrosos.

Debes aislarlos con la mayor rapidez posible y librarte de ellos. Todos los grupos contienen un núcleo de personas más motivadas y disciplinadas que el resto. Reconocelos, cultiva su buena disposición y ponlos como ejemplo. Estas personas te servirán como contrapeso natural contra los desafectos y los que se dejan dominar por el pánico.

Una ultima cosa, si al momento de dirigir un equipo de trabajo la moral es contagiosa, también lo es lo contrario: el temor y el descontento pueden extenderse como fuego entre el grupo. La única forma de manejarnos es arrancarlos de raíz antes de que se conviertan en pánico y rebelión.

Este articulo se titula: Como Dirigir Un Equipo De Trabajo 


Cómo Motivar A Un Equipo De Trabajo

En los ambientes laborales, uno de los temas más comunes es la dificultad para motivar a los empleados. A continuación te presento 5...

Personal que trabaja en equipo

En los ambientes laborales, uno de los temas más comunes es la dificultad para motivar a los empleados. A continuación te presento 5 formas de motivar a un equipo de trabajo que son de probada eficacia y también te servirán para motivarte a ti mismo.

5 Formas De Motivar A Un Equipo De Trabajo


1. El efecto positivo es contagioso

Ser optimista y positivo es una buena base para motivar a un equipo de trabajo. Hay pruebas sólidas de que las emociones positivas o negativas, pueden "contagiar" a otros a través de un proceso conocido como "contagio emocional". Por lo tanto, no dejes que los empleados o los miembros de tu equipo vean cualquier cosa que no sea positivo en ti, excepto tu energía. Recuerda, el refuerzo positivo es siempre mejor que enfocarlo en los aspectos negativos.

2. Se un modelo de motivación 

Un buen líder nunca pide a un seguidor hacer más de lo que él o ella está dispuesto a hacer. Da un buen ejemplo de trabajo duro y de altos niveles de actividad y muchos de tus trabajadores o miembros del equipo van a seguir tu ejemplo. Se el primero en hacer frente a una tarea o un problema, y otros caerán detrás de ti.
3. Enfoca la atención en la Misión Compartida 

Muchas personas pierden la motivación porque se olvidan de la finalidad. Un buen líder se centra en la misión del equipo u organización y hace que la gente se comprometa con esa misión. Cuando la motivación queda atrás, el líder puede recordar a los seguidores cual es el objetivo común y la importancia de la labor que están haciendo.

4. Establece metas definidas

El establecimiento de objetivos es una de las mejores maneras de involucrar y motivar a un equipo de trabajo. Pero el establecimiento de metas es una ciencia y requiere una cuidadosa atención al proceso con el fin de tener éxito. El acrónimo es establecer metas PUNZANTES (específicos, medibles, alcanzables, relevantes, y de duración determinada). Esto significa que las metas deben estar asociadas con resultados específicos y medibles. Necesitan ser realistas, ni demasiadas altas (a fin de que sean inalcanzables) ni demasiado bajas (nada difíciles), deben significar algo para el individuo y debe haber un tiempo de finalización.
5. Celebra victorias pequeñas

La investigación sugiere que la mejor manera de impulsar los niveles continuos de motivación es permitir que la persona experimente "pequeñas victorias" estudiando una tarea grande en pasos más pequeños, medibles y celebrando el logro de cada paso o nivel. Esta es la estrategia que hace a los juegos en línea "adictivos", llegar a cada nivel, conseguir una pequeña victoria o añadir una pieza a tu granja, etc., así siempre estarás motivado para lograr más.

Por lo tanto, la conclusión es la siguiente: aplica estas 5 formas para motivar a tu equipo de trabajo y obtendrás buenos resultados en un corto plazo. Pero ademas estos también son los fundamentos para motivar a tus hijos, a los alumnos o a ti mismo.

Este articulo se titula: Cómo Motivar A Un Equipo De Trabajo